Asociación de residencias y servicios de atención a los mayores. Sector solidario

¿Qué aporta el voluntariado con personas mayores al que lo realiza?

Publicado por el Dic 19, 2016 en News Lares CV, Voluntariado | Comentarios desactivados en ¿Qué aporta el voluntariado con personas mayores al que lo realiza?

Fórmate como voluntario con el curso gratuito online Lares Comunidad Valenciana

Acreditación de las competencias del voluntariado, un plus para tu currículum vitae

¿Qué aporta el voluntariado con personas mayores al que lo realiza?

Los que realizan voluntariado con personas mayores lo tienen muy claro. Reciben más de lo que dan. Amor, cariño, conversación, ayuda, historias, enseñanzas, …, y un largo etcétera que en cada caso les reconforta y satisface. El voluntariado es un encuentro de personas, una mano tendida a otra, un momento para dar y recibir alegría. Para ser voluntario, simplemente se ha de tener ganas y desde Lares Comunidad Valenciana te explicamos cómo.

ponercorazones

 

Durante la jornada celebrada el pasado 10 de noviembre, los voluntarios asistentes dejaron estampados en corazones pensamientos, sentimientos y un sinfín de bonitas palabras que resumen qué les aporta y les da el voluntariado a cada uno de ellos. Alguno de sus mensajes decían: “Gracias por todo lo que recibo”, “No hay satisfacción más grande que dar amor”, “La alegría es el fruto del voluntariado”, “Recibe mucho a cambio de poco”, “Estar dispuesto a escuchar y a que te escuchen”, “Ser voluntario es mi vida y allí estaré cada día que pueda”…ejemplos de #VoluntariadoConCorazón.

 

Experiencias de voluntariado con personas mayores

 

Y también pudimos recuperar de las personas que cada semana ayudan y son voluntarias algunas historias muy interesantes como la de Adela, voluntaria en la residencia de San Antonio de Benagéber. Adela da las gracias por darle la oportunidad de ser voluntaria porque según ella, “los residentes siguen enseñándome cada día. Me enseñan el camino que tendré que recorrer. Son auténticos ejemplos de superación y de vida. Cada domingo me ponen los pies en la tierra, me recuerdan nuestra naturaleza, lo que somos, lo que es realmente importante”.

La voluntaria añade que también “me dan enormes dosis de alegría y cariño”. “Hay verdadero amor en ellos, incondicional, sin reproches, sin expectativas. Yo les quiero como a mi propia familia. Ellos son mi madre y mi padre. Ellos me enseñan a ser, y vuelvo a casa más ligera, con menos problemas que tenía al salir, pues han perdido su sentido. Vuelvo a casa más llena de amor y más feliz”, indica Adela.

Paquita afirma que una persona debe hacerse voluntaria si siente que debe hacer algo por los demás. “Ella siente alegría y satisfacción de hacer algo que le llena”. Por su parte, Pedro, voluntario de la Residencia San José nos indicó que ser voluntario debe nacer de la persona y que siempre recibe más de lo que da.

Ange, voluntaria en la residencia Fortuny, acude una vez por semana para quedarse con los que no tienen visitas o para acompañar a todos los que la tienen, cantando con su guitarra canciones de otras épocas. Ella nos contó sonriente que cada vez que llega a la residencia, hay un señor que padece alzheimer que la espera con sus labios preparados como si fuesen a silbar y cantar y según le cuenta su mujer, a él le encantaba hacerlo. “Recibes más de lo que das… me gusta mucho ver la cara y la actitud de las familias y para ellas también es gratificante no encontrarse solas, sentirse acompañadas”. Incluso “nos hemos hecho amigos. Se crea un ambiente de amistad como con otra familia que es lo que yo tengo en la residencia”, finaliza Ange.

Salomé se encarga de entrevistar a las personas que se quieren hacer voluntarias en la Residencia San José de Burjassot e indica que suelen ser personas que tienen tiempo y pueden ayudar a los demás. Ella les dice que deben escuchar hasta los silencios de los residentes.

Felicidad es voluntaria y afirma que todos debemos compartir el tiempo que nos sobra. “Te das cuenta que la gente que está en la residencia te está esperando con mucho cariño y eso es gratificante para mí”. Pilar asegura: “Una manera de agradecer todo lo que nos han dado en la vida es seguir ayudando a los demás”.

Manolo, voluntario en La Acollida de Valencia, sale a pasear todas las semanas con una persona con una deficiencia cognitiva del 70%. “Soy muy feliz porque con él estoy aprendiendo a ser más humano, disfruto mucho con él porque quiere expresar cosas que yo al principio no entendía y que con el contacto semanal ya he aprendido su lenguaje”.

“Estoy muy agradecido de la oportunidad que me ha dado la vida de a esta edad para hacer el bien. Tomar la opción de ayudar al prójimo seguro que te va a satisfacer”, indica.

Finalmente, Amparo voluntaria de la residencia El Carmen, asevera que hay que pensar un poco más en los demás. “Luego los ves tan felices, tan contentos y te aportan tanto que es una satisfacción enorme el ser voluntario. Me enseñan mucho, siempre me he encargado de enseñar a los demás y ahora aprendo mucho porque detrás de cada persona hay una vida, una vida llena historias de las que aprender”.

No lo dudes más, ¡hazte voluntario!.

Rate this post

© 2017 Lares Comunidad Valenciana · Proyecto financiado por

Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad  Generalitat Valenciana