CÓMO ALIMENTAR MEJOR A UNA PERSONA MAYOR CON DISFAGIA

tipo de alimentacion e1551553555809 - CÓMO ALIMENTAR MEJOR A UNA PERSONA MAYOR CON DISFAGIA

CÓMO ALIMENTAR MEJOR A UNA PERSONA MAYOR CON DISFAGIA

La alimentación es uno de los aspectos que más preocupa a la sociedad en la actualidad, es tema de discusión tanto a nivel profesional como a pie de calle, pues todo el mundo es consciente de que la forma de alimentarnos va a determinar, junto a otros factores, nuestro estado nutricional y, aún más nuestra salud y calidad de vida.

En la actualidad no se puede identificar un único modelo de alimentación que nos garantice un correcto estado nutricional, en parte porque existen muchos patrones influidos por áreas geográficas, culturas, ideología… que aun siendo diferentes no determinan un buen o mal estado nutricional. Sin embargo, en nuestro entorno cultural y geográfico tenemos clara evidencia de que el modelo de dieta mediterránea está ampliamente reconocido y puede ser nuestra referencia para recomendar una alimentación saludable ideal y adaptarla a las necesidades individuales de cada persona tales como edad, enfermedades crónicas y actividad física.

Un grupo particularmente vulnerable a trastornos nutricionales son las personas mayores. Se ha encontrado, en un estudio realizado en nuestro país en más de 3000 ancianos, una prevalencia de desnutrición del 3,3 % para los no institucionalizados y del 7,7 % para los que viven en instituciones.

Se podrían enumerar muchos los factores que favorecen la pérdida de peso y la desnutrición en este grupo de edad, entre ellas destacan la dificultad para masticar y deglutir (disfagia). Los cambios relacionados con el propio y la elevada prevalencia de enfermedades neurológicas y neurodegenerativas en esta población, explican el porqué de este trastorno.

Se estima que la disfagia afecta alrededor del 16% de los ancianos sanos . En ancianos institucionalizados las prevalencias encontradas son más elevadas, se ha visto que puede afectar entre el 56 y el 78 % . Por todo ello se hace necesario adaptar la alimentación para atender a sus necesidades, evitando complicaciones que pueden comprometer la seguridad deglutoria (atragantamientos, obstrucciones de la vía aérea, aspiraciones o neumonías) y el estado nutricional.

Hay en la actualidad varias guías clínicas que ofrecen pautas sobre como alimentar e hidratar a los pacientes con disfagia, siendo el primer escalón de tratamiento la adaptación o modificación de la viscosidad y la textura.

La viscosidad y la textura que necesita cada paciente vienen determinadas por la severidad de su disfagia. Existen pruebas clínicas que ayudan a los profesionales sanitarios a orientar sobre qué viscosidad y/o textura es la más adecuada para cada paciente . Estudios clínicos han demostrado que reduciendo el volumen del bolo e incrementando la viscosidad se evita complicaciones en pacientes con disfagia .

Por lo tanto, en el paciente con disfagia, el modelo de dieta que debería seguir un paciente con dificultades para tragar es aquella que además de cumplir con las características de dieta saludable y ser equiparable al patrón de dieta mediterránea debe garantizar que la textura y viscosidad sea la óptima para la capacidad deglutoria del paciente y ajustada a sus necesidades terapéuticas en caso de enfermedades (diabetes, hipercolesterolemia, hipertensión, pérdida de apetito, etc).

Sin embargo, conseguirlo a veces es complicado cuando se trabaja con procedimientos culinarios tradicionales puesto que en el mismo cocinado o triturado de los alimentos se puede perder parte del valor nutricional que tienen en origen y además hay que tomar, a veces, una cantidad importante de alimento para completar los requerimientos nutricionales. Así pues, en el mercado existen productos nutricionales enriquecidos en proteínas, fibra, vitaminas y minerales y de textura homogénea y suave para alimentar a los pacientes con disfagia (Véase Figura 1).

tipo de alimentacion 479x445 - CÓMO ALIMENTAR MEJOR A UNA PERSONA MAYOR CON DISFAGIA
Estos productos se agrupan en la categoría de Alimentación Básica Adaptada y permiten nutrir manteniendo el placer de comer y permiten combinarse con la alimentación tradicional y completar cualquier dieta y hacerla segura y eficaz, manteniendo además la variedad y seguridad microbiológica. Se muestra en la Tabla 1, un ejemplo cualitativo de distribución de los aportes recomendados para un día y cómo podrían estar organizados en una dieta para disfagia. Esta distribución pretende hacer más fácil la alimentación de las personas con disfagia y más sencilla la labor de sus cuidadores.

I

Ingesta y momento del díaProporción del aporte diarioAlimentos que incluye en una dieta equilibrada
Desayuno20%Lácteo + cereales
Comida35%Legumbres o cereales + proteínas + verduras + lácteo
Merienda10%Fruta + Lácteo
Cena30%Cereales o féculas + proteínas + verduras + puré de fruta
Colación5%Lácteo
A lo largo del día de 1 a 1,5 litros de agua modificada en textura o gelificada

Mª Isabel Ferrero López.
Enfermera de la Unidad de dietética y nutrición del Hospital Padre Jofré de Valencia

BIBLIOGRAFÍA

[1] Ramón JM, Subirá C y Grupo Español de Investigación en Gerontología.  Prevalencia de malnutrición en la población anciana española. Med Clin (Barc).

[1] Bloem BR, Lahaay AM, van Beek W, Haan J, Roos RA, Wintzen AR. Prevalence of subjective dysphagia in community residents aged over 87. BMJ. 1990; 300: 721-722.

 

[1] Clavé P, Arreola V, Velasco N, Quer M, Castellvi JM, Almirall J et al. Diagnóstico y tratamiento de la disfagia orofaríngea funcional. Aspectos de interés para el cirujano digestivo. Cir Esp. 2007; 82(2): 62-76.

 

[1] British Dietetic Association. National Descriptors for Texture Modifications in Adults. The British Dietetic Association, Royal Collage of speech & Language therapists; 2002.

 

[1] National Dysphagia Diet: Standardization for Optimal Care. Chicago, IL: American Dietetic Association; 2003.

 

[1] Clavé P, Arreola V, Velasco N, Quer M, Castellvi JM, Almirall J et al. Diagnóstico y tratamiento de la disfagia orofaríngea funcional. Aspectos de interés para el cirujano digestivo. Cir Esp. 2007; 82(2): 62-76.

 

[1] Clavé P, De Kraa M, Arreola V, Girvent M, Farré R, Palomera E et al. The effect of bolus viscosity on swallowing function in neurogenic dysphagia. Alimentary Pharmacology & Therapeutics. 2006; 24, 1385-134.



Pin It on Pinterest

Share This