Sujeciones: evítalas en el cuidado de ancianos

Si sujetas, cuida

Sujeciones: evítalas en el cuidado de ancianos

Las sujeciones en un pasado no muy lejano, estaban muy extendidas y cumplían con una  función de preservación de la seguridad de las personas dependientes en un contexto sociocultural diferente. Hoy por hoy,  hemos pasado a cuestionarnos  mucho de los métodos utilizados anteriormente entre los que se incluyen las propias sujeciones. Esta metodología de cuidado puede tener unos efectos no deseados en el anciano, ya que a nadie le gusta estar atado o sujeto.

Sujeciones, ¿para qué se utilizan?

Las sujeciones se suelen utilizar para evitar accidentes en personas con movilidad reducida que sufren alguna patología. Sin embargo, esto tiene más efectos negativos que positivos, que les afecta tanto a nivel físico como psicológico:

Efectos físicos:

  • Úlceras en la piel por la presión.
  • Infecciones.
  • Incontinencia urinaria y fecal.
  • Estreñimiento.
  • Pérdida del tono muscular.
  • Atrofia.
  • Debilidad.

Efectos psicológicos:

  • Miedo.
  • Vergüenza.
  • Agresividad.
  • Depresión.
  • Aislamiento social.

Para evitar estos efectos negativos, se debe velar por la protección de los mismos, así como por su dignidad e integridad física. Por lo tanto, se debe buscar con cariño y profesionalidad otras alternativas coherentes con la atención centrada en el paciente.

De este modo, los profesionales conscientes de la necesidad de controlar las sujeciones,  deben estudiar exhaustivamente la situación de cada uno de los ancianos dependientes y buscar  el apoyo de los familiares; así, si los profesionales y los familiares están de acuerdo con el estilo de los cuidados proporcionados, tanto la atención como la satisfacción de los residentes y sus familias será mucho mayor.

[cta id=»17059″ align=»none»]

 

 

Sujeciones: ¿cómo podemos evitarlas?

Para evitar las sujeciones debemos asegurarnos de que el hogar o la residencia esté totalmente adaptada para que el anciano se pueda mover con seguridad sin sufrir accidentes, tal y como hablamos en el post sobre prevención de caídas.

Con los cuidados sin sujeciones, defendemos la libertad de movimiento de la persona, incentivando e impulsando a que el anciano o dependiente pueda recuperar algo de su movilidad, buscando otras alternativas para preservar su seguridad, y pueda volver a adquirir alguna de sus rutinas y funcionalidades perdidas.

Para poder eliminar las sujeciones se debe de realizar una valoración integral del anciano para conocer su estado de salud y, de esta forma, realizar un estudio personalizado que permita eliminar las sujeciones tanto físicas como psíquicas del paciente. Para ello, los profesionales de las residencias deben de estar bien formados e informados para poder atender a los ancianos correctamente y de forma personalizada una vez se retiren las sujeciones.

Conscientes de esta necesidad,  las Residencias de  Lares CV,  han  reforzado sus programas para la reducción de sujeciones con el objetivo, en coherencia con nuestros valores, de disminuir el número de residentes con restricciones físicas o químicas en nuestros centros. Actualmente el 75% de los centros Lares CV cuidadan sin sujeciones.

Este programa comprende tanto formación especializada para todos los grupos profesionales implicados en el proceso como seguimiento y asesoramiento especializado al equipo responsable.

El siguiente ha sido la certificación de los centros que hayan conseguido implantar el programa, dado el valor añadido que supone la implantación de este programa para la calidad asistencial de un centro. Los centros de Lares CV están acreditados por el programa No Sujetes de  la Asociación Dignitas Vitae, el programa Desatar de Ceoma o la Norma Libera-Care de la Fundación Cuidados Dignos

 



Pin It on Pinterest

Share This